Harley-Davidson 883-1200 By The Flow Motorcycles

La inquietud personal y profesional de Jorge del Olmo le han llevado a dar un paso más en su carrera y hoy nos presenta esta Sportster 883R elevada a la categoría 1200c.c. Una moto con mucho sex appeal, un pelín agresiva y,  según cuentan, realmente divertida a la hora de llevarla. Sepamos más de ella.

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza y Patxi Mesa

The Flow Motorcycles… ¿De dónde sale? En realidad del propio Espacio Harley-Davidson Barcelona. The Flow es la firma personal de Jorge del Olmo cuando de transformaciones se trata. Es un nuevo proyecto en el que se implica directamente, dando su toque personal a las creaciones que salen por sus puertas, con toda la garantía de un concesionario oficial, naturalmente. Esta moto es una muestra de su trabajo. La han llamado Ají, dado que les recuerda a esos chiles picantes tan típicos de la comida peruana. Y no sólo por ese color amarillo tan parecido al del pimiento asesino, sino porque también cuadra con su carácter y filosofía. Es una moto divertida de conducir, agresiva… en definitiva, muy picante.

Rejuvenecida y con esteroides

El motor original de esta moto es un 883 de 2007, aunque en este caso su edad no va a ser determinante pues ha experimentado una total renovación mecánica y se ha aumentado su capacidad hasta los 1.200c.c., cilindrada que empieza a ser considerable. Evidentemente, al cambiar cilindros y pistones por unos mayores, también el caudal de combustible ha de aumentar y todos los parámetros de distribución, encendido y alimentación, se van al garete y hay que adaptarlos a la nueva cilindrada. Esto nos ofrece la oportunidad de hacerle una puesta a punto con una cierta tendencia deportiva y, en vista del filtro de aire y los escapes, esta moto tiene caráter. El Hypercharger de Kuryakyn es un excelente filtro de aire, aunque sus años de gloria pasaron. Su entrada directa -casi forzada- de aire regulada por mariposas, además de ser estéticamente bonita, permitía un buen caudal de aire al carburador del momento y colaboraba junto a éste y los escapes para conseguir una óptima respiración. En este caso, los gases se eliminan a través de un sistema Remus 2 en 1, que no está diseñado precisamente para pasear a Miss Daysy, o Daysi, o como se diga. Con un buen tratamiento de la gestión electrónica del motor, esta moto puede dar más de un susto. En el apartado de la transmisión, Jorge no ha visto necesario cambiar nada y recurre al esquema original de fábrica, manteniendo todos sus componentes inalterados.

Chasis ligerito

El bastidor, en su sentido más estricto, no ha sufrido modificaciones de importancia y tan sólo se ha retirado en subchasis, como viene siendo costumbre en este tipo de transformaciones, lo que permite dar rienda suelta a la creatividad en la zaga sin tener que preocuparse por lo que hacemos con los sables. La suspensión delantera mantiene la geometría original pero, ahora, con una horquilla invertida de mayor efectividad, procedente de una Roadster, y la dotación de frenos de serie mantiene las pinzas pues los discos son ahora flotantes y van montados en una llanta de 19”. También la suspensión trasera ha sido mejorada y los amortiguadores de serie se han sustituido por unos Screamin’ Eagle, más deportivos. Como vamos viendo y a la chita callando, esta moto va perfilándose como una muy mala clienta en caso de pique. Y si nos quedaba alguna duda de que Jorge quería una moto con mala leche, las gomas que ahora monta son de construcción radial, y no diagonal como las que montaba de serie. Actualmente,  sus medidas son 120/70R19 delante y 150/R18. Si las comparásemos con las originales, además de las diferencias de construcción -radial mejor- veríamos que su perfil es más bajo, lo que favorece la precisión de guiado, y tienen un índice de velocidad también más alto. Con estas modificaciones tenemos una parte ciclo más ágil y dinámica para la nueva Sportster 1200.

Accesorios: los precisos

Nada innecesario o superfluo ha tenido cabida. Lo estrictamente obligatorio para circular a diario y, de vez en cuando, pasar la ITV sin perder la salud en el intento. Para vestir esta moto, Jorge ha seleccionado piezas tanto del propio catálogo de Harley-Davidson como de prestigiosos fabricantes de accesorios aftermarket. Así, el manillar original ha ido a parar a algún estante y ha sido sustituido por unos semimanillares H-D que agarran las barras. Los semimanillares montan los mandos originales, en combinación con unos puños Black Duck y rematados por retrovisores redondos H-D. Los pies ahora se van un poco más atrás pues, los mandos y reposapiés de Roland Sands que monta, van en posición retrasada. El faro, por su parte, es un huérfano recogido de la misma estantería en la que se ha quedado el manillar. Remata la rueda delantera un guardabarros delantero de una Roadster que, lógicamente, combina con su propia horquilla maravillosamente bien. Para almacenar el combustible se ha montado un depósito Legacy con una capacidad de 14 litros montado bastante alto para que se vea el motor, seguido de un asiento monoplaza también de Legacy. Los elementos de señalización son unos intermitentes Rizoma y un piloto LED mini cat eye. Para cubrir la rueda trasera se ha montado un colín Short Cowl y remata el conjunto un soporte de matrícula negro que integra los intermitentes traseros.

Grandes y pequeños detalles

Pero no es sólo la acertada elección de los componentes lo que hace que esta moto sea tan apetecible, sino que cuenta con detalles de estilo como el montaje alto del depósito, ya mencionado, la distancia que se ha respetado entre el asiento y éste, o los fantásticos logos en relieve que vemos en los rebajes de sus laterales. También es elogiable el gusto desplegado a la hora de rehacer toda la horquilla delantera, con sus semimanillares, más baja que el depósito. Del estupendo trabajo de pintura nos ha gustado, muy especialmente, el mimo con el que las llantas han sido decoradas, cuajando así una curiosa mezcla de estilos. A saber: una moto ‘deportiva’ americana, con un porte que podría recordar al Café Racer pero con detalles técnicos y estéticos más propios de una moto actual. Épocas y tendencias se mezclan en este crisol llamado custom, y Jorge se está convirtiendo en todo un alquimista.

GENERALIDADES

Propiedad: The Flow Motorcyles, en venta

Ciudad: Barcelona

Marca y modelo: H-D Sportster 883 R

Transformada por: The Flow Motorcyles

Tiempo: 2 meses

Precio: 19.600 euros 

MOTOR

Marca/Modelo: Evolution

Año: 2007

Cilindrada: 883 pasado a 1.200 cc.

Encendido: electrónico

Alimentación: inyección electrónica

Filtro de aire: Hypercharger

Escapes: Remus 2 en 1

TRANSMISIÓN

Primaria: H-D original

Embrague: H-D original

Cambio: H-D original

CHASIS

Marca/Modelo: H-D Sportster

Modificado por: The Flow Motorcycles

Suspensión trasera: Screaming Eagle 

ACCESORIOS

Manillar: semi-manillares H-D

Puños: Black Duck Belador

Mandos: atrasados RSD

Reposapiés y controles: RSD

Retrovisores: H-D redondos a manillar

Faro: reciclado

Piloto: LED mini Cat eye

Intermitentes: Rizoma Interclub

Guardabarros del: H-D original Roadster

Guardabarros tras: colín Short Cowl

Dep. de combustible: Legacy de 14 litros

Asiento: Legacy

HORQUILLA

Barras y tijas: H-D Sportster Roadster

RUEDA DELANTERA

Llanta: original H-D Sportster 2007

Neumático: Dunlop 120/70R19

Freno: disco y pinza de serie

RUEDA TRASERA

Llanta: original H-D Sportster 2007

Neumático: Dunlop 150/70R18

Freno: disco y pinza de serie

PINTURA Y ACABADOS

Pintor: MAM Paint

CONTACTO

info@theflowmotorcycles.com 

espaciohd.com