S&S Bike By Orange County Choppers

Construída para una buena causa, esta moto de Orange County Choppers terminó en propiedad de Andrés Torres. Por su nombre a lo mejor te quedas igual. Pero si te digo que Andrés es presidente y fundador de Global Humanitaria, la historia empieza a ponerse interesante…

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza

Global Humanitaria

Es la iniciativa de un periodista español, Andrés Torres, nacida de la experiencia vital que fue acumulando durante sus viajes profesionales, a zonas desfavorecidas, para cubrir informativamente esas cosas que no nos gusta que nos pongan a la hora de comer en la tele. En 1997 surge el germen con la Fundación Global Humanitaria en Colombia y, dos años después, fundó Global Humanitaria España, una ONG laica e independiente de ayuda a los colectivos más desfavorecidos y con especial atención a los niños. En Global Humanitaria trabajan sin descanso para mejorar su acceso a la educación, la alimentación y salud, así como la formación y participación en el desarrollo de las comunidades más afectadas por la pobreza y la desigualdad de los grupos y etnias más desfavorecidos, que presentan los índices más elevados de analfabetismo y enfermedades prevenibles, así como falta de acceso a la tierra para producir sus propios alimentos. Sus actividades actuales incluyen localizaciones, como varios países de América Latina, Asia y África, donde trabajan para fortalecer las comunidades, favorecer su situación y generar cambios que mejoren su calidad de vida. Además de llevar a cabo sus proyectos, Global Humanitaria también acude a ayudar en caso de crisis humanitaria de cualquier tipo para asistir a los más necesitados y ayudarles a superar la situación, así como colaborar a restablecer sus derechos y garantizar su protección. Y esto es casi un corta-pega. Ahora empezamos…

O en otras palabras

Esta gente son putos héroes. Cuando todos huyen de la violencia, la muerte y la miseria, los valientes avanzan en dirección contraria. Y no porque desconozcan el miedo, o por inconsciencia, sino porque saben positivamente que si no hacen lo que han venido a hacer, nadie más lo hará y mucha gente va a sufrir hambre, sed, infecciones, y, en caso de conflicto armado, represalias de todo tipo que no voy a enumerar porque todos tenemos TV. Pues bien, ahora que ya sabes a qué se dedican, te presento a Andrés Torres, alma mater de todo este tinglado de ayuda internacional. 

Orange County Choppers

Es imposible discernir dónde termina O.C.C. y dónde empieza American Chopper, la serie de TV. Durante diez años tuvieron un importante éxito, y ese fue su principal activo: la popularidad. Sin entrar en detalles que no vienen al caso, por ser más propios de una revista del hígado, basta con decir que los problemas reconocidos de alcohol y drogas de los Teutul terminaron con su efímero imperio mediático y con sus negocios. Aún así, Paul Senior, Paul Junior y Mike fueron referentes en la pequeña pantalla durante una década en la que montaron motos temáticas para infinidad de empresas, asociaciones e iniciativas, muchas de ellas con fines benéficos. Debemos recordar que, a pesa de sus problemas personales, los Teutul también dieron contínuas muestras de generosidad y calidad humana durante esos años, colaborando con multitud de proyectos de ayuda. Y, además, son amantes de los animales, que supone un punto a favor, siempre y cuando no perdamos el norte y celebremos un accidente de caza o el fallecimiento de un torero. Para todo ha de haber un límite. La técnica de O.C.C. se basa en las habilidades metalúrgicas de los Teutul, que no mecánicas, y una impresionante dotación de moderna maquinaria CNC, para cortar y esculpir en aluminio. Con estas herramientas “básicas” diseñan las motos por ordenador, construyen un chasis, le colocan un motor clónico -habitualmente RevTech, o como en este caso S&S- y visten la moto con algún motivo o referencia al cliente, donde hacen gala de su dominio de la chapa y la soldadura para dar forma a depósitos y otros elementos originales. Vamos, trabajan de todo menos la mecánica interna. Esa fórmula funcionó durante años y resultaba ser un estupendo escaparate de cara al gran público. Corría entonces el año 2013, cuando a Andrés se le ocurrió encargar una moto a O.C.C. con la intención de recaudar algo de dinero para Global Humanitaria, al subastarla. 

Protect, el proyecto 

Además de las acciones que ya te he comentado en general, hay un proyecto de Global Humanitaria que me llamó mucho la atención cuando Andrés me lo explicó. Se llama Protect, y es una fundación dedicada a la protección de los menores frente a los abusos sexuales que ha empezado en Camboya y Cartagena de Indias, Colombia. Una de las formas que tienen de localizar a los pederastras, para poder denunciarlos a la justicia es hacerles seguimientos con pequeñas motos. A fecha de hoy han conseguido que terminen en la cárcel unos 500 delincuentes y se encargan de la representación legal y atención a las víctimas. No está nada mal. 

La moto

Global Humanitaria también tiene delegación en Estados Unidos y Andrés pensó que estaría bien subastar una moto de Orange County Choppers para dedicar el 100% de lo recaudado a financiar Protect. Y aquí es donde entra en escena Ami James, célebre tatuador y propietario del estudio Miami Ink. Andrés y Ami se conocieron y parece ser que se entendieron muy bien pues, tras este contacto, Andrés salió con un nuevo tatuaje. Y es exactamente el mismo diseño que vemos en el filtro de aire de esta moto. Cuando vi las fotos, me extrañó no ver el inocente logo de Global Humanitaria por ningún lado pero supongo que habría sido demasiado facilón. Al contrario, es una moto poderosa con un serio punto intimidatorio, porque esa es la idea: intimidar a los malos de verdad. Los pétalos de la rosa que envuelven a la niña representan protección, porque los “malotes” que vamos en moto y llevamos tatuajes somos los que, en este caso, defendemos a las criaturas de la inhumanidad. La moto se muestra altiva, desafiante, “Atrévete a tocar a mi niña”, es lo que parece decirte, despacito y mirándote a los ojos. La moto fue presentada en sociedad en octubre de 2014 en las instalaciones de Miami Ink, Florida, donde también se encuentra la sede de Global Humanitaria U.S.A. La fiesta estuvo muy animada, la idea era simplemente genial, la moto espléndida, pero algo no terminó de funcionar y el caso es que Andrés acabó por quedarse con la moto. ¿Y ahora? Pues se la trajo a España con la misma intención, y aquí estamos hablando de ella porque la intención de Andrés no es otra que venderla para su fin original: conseguir dinero para seguir adelante con Protect. Para los más curiosos, podemos decir que se trata de una pieza única, fabricada ex-profeso para este fin. El chasis se diseñó y fabricó en las instalaciones de Orange County Choppers, y monta llantas de factura propia, la delantera en unas enormes horquillas que hacen que su 120/70B21 parezca pequeño. La goma trasera es nada menos que un 240/40VR18 y ambas montan frenos de disco con pinzas firmadas por O.C.C. El motor es un S&S y la caja de cambios es Baker. Está bien que sean tan arriesgados a nivel estético y tan poco dados a los inventos cuando de mecánica se trata. Como ya sabes, si has visto algún episodio de American Chopper, en esta moto se ha invertido mucho tiempo para elaborar artesanalmente el resto de la moto, como el depósito, el elaborado manillar, que facilita la postura de conducción, o los guardabarros, y a darle también una espectacular decoración. Una moto, literamente, entre un millón.

Entrevista a Andrés Torres

Para la sesión de fotos, quedamos con Andrés y nos desplazamos hasta “Cal Tòfol”, cerca de Vilafranca del Penedès, una especie de espectacular casa rural, también iniciativa de Andrés, con un montón de actividades y un restaurante que no entendemos porqué no ha recibido todavía una estrella Michelín… Pero no nos vayamos del tema y empecemos con la entrevista.

Vamos a por ello, Andrés 

-¿De dónde surge Global Humanitaria?

De mis vivencias como periodista de investigación y reportero en zonas desfavorecidas y marginales. Tomé la decisión de fundar Global Humanitaria tras un viaje a Salahonda, en Colombia.

-¿Cuál ha sido el momento más duro en Global Humanitaria?

Recuerdo dos muy difícles. El primero fue en Colombia, cuando estábamos con los desplazados y nos tocó negociar con la guerrilla para salvar sus vidas. Otro momento tremendo fue en Jordania, trabajando con niños soldado, asistiendo heridos y colocando prótesis a los amputados en la guerra. Muy duro.

-Cuéntanos algún proyecto para este año

Pues seguir con nuestro trabajo en Jordania y ampliarlo con una nueva iniciativa que llevamos con Juan Valdivia, guitarrista de Héroes del Silencio. Nos hemos dado cuenta de que la música Rock, no la clásica, la Rock -recalca- puede formar parte de una estupenda terapia. Mientras los chicos escuchan esa música, dibujan lo que han visto, lo que llevan dentro, y el Rock les ayuda a expulsar sus demonios internos en una especie de catarsis emocional mientras Juan toca la guitarra. Con respecto a esto, queremos organizar la subasta de una de las guitarras que Valdivia usó en la grabación del álbum ‘El espíritu del vino’, mítico álbum de Héroes… Os mantendré informados. 

www.globalhumanitaria.org

www.caltofol.com