Dirt Track en Croacia

Después de dos días de “ride” por Croacia toca disfrutar de un poco de “slide” en una pista de Dirt Track realizada para la ocasión. Un terreno despejado, una grúa para marcar el óvalo y dejarlo en tierra viva, varias Harley-Davidson Street Rod 750 preparadas, dos coach, un team de asistencia, un equipo de prensa italiano y el de prensa española, y muchas ganas de derrapar y divertirse, y ya tenemos todo preparado para el banderazo de salida…

Texto: Álvaro Cabezas Atienza
Fotos: Harley-Davidson Motor Co., D.R.

Originalmente americano, el Flat Track o Dirt Track es una disciplina que se realiza sobre una pista de tierra que suele ser plana, aunque también puede disponer de peraltes. Consta de varias categorías, dependiendo del tamaño del óvalo. En nuestro caso podría llamarse short track, puesto que su longitud no llegaba a los seiscientos metros o 3/8 de milla, y no a la media milla o a la milla que suelen medir los circuitos  grandes. Y, otra cosa, las vueltas se dan en sentido contrario a las agujas del reloj, y tiene su lógica: estando los escapes y el freno trasero en el lado derecho de la moto, se puede inclinar mucho más la moto sobre el lado izquierdo, mientras aceleras y frenas a la vez. Aunque también es verdad que muchas motos antiguas de Dirt Track llevaban los escapes a la izquierda… 

Dirt Track con Harley-Davidson

Las unidades que utilizamos fueron unas H-D Street Rod 750 preparadas. Las recién salidas de fábrica, como podéis ver en las imágenes, fueron desprovistas de guardabarros delantero, freno delantero, incluso de maneta, el manillar pasa a ser uno más adecuado, ahora la placa con el número de dorsal luce en vez de la cúpula de origen, los escapes son más cortos, y el guardabarros trasero ha sido reemplazado por un kit  de Dirt Track, tipo “Storz”. El motor High Output Revolution X 750, que tantas satisfacciones procura diariamente a sus usuarios urbanos, propulsó nuestras emociones  a límites casi orgásmicos. ¡Y no exagero!

Equipación correcta

Y si la moto es muy importante, una equipación correcta te dará la tranquilidad suficiente para, mientras das gas, únicamente pensar en disfrutar. Un buen mono de cuero, RST en este caso, un casco integral, un Harley-Davidson que me prestó Carmen López de H-D España,  unos guantes correctos y, algo necesario, unas botas, unas Imola72 de Dainese Settantadue, que te protejan de las posibles caídas y donde poder añadir, a la izquierda, una placa metálica que te servirá de apoyo y hará que tu pie deslice en cada curva, y ya estarás preparado para entrar en el óvalo. Bueno, o casi: una camiseta-dorsal dirá, a simple vista, quién es el piloto que entra primero en la meta, además de crear una estética muy Dirt Track.

Dos coach de excepción

Tuvimos la suerte de contar con los consejos de dos pilotos profesionales: el británico Grand Martin y el español Rubén Xaus. El primero compite en Flat Track, en la UK Hooligan Race Champ, y el segundo, expiloto de Superbikes, es actualmente empresario, comentarista en televisión de MotoGP y, ocasionalmente, coach para la marcas que lo contratan. Gracias a Harley-Davidson tuvimos el lujo de  contar con estos dos pros que hicieron que todo resultara más sencillo y más seguro. Ellos revisaban la pista, la mojaban cuando la tierra lo pedía, revisaron las máquinas, para dejarlas a punto, y nos dieron las claves para ir más rápido y entrar mejor en las curvas. Además, daban la salida y la llegada con la bandera a cuadros a los pilotos que, de dos en dos, competimos.  

Placa metálica

Nos calzamos una plaza metálica sobre nuestras bota izquierda, y con dos bridas, tal y como os he comentado antes. Es necesaria para conseguir, en cada paso de curva y cada vez que se apoya el pie para  reducir el ángulo de giro, que la bota se deslice perfectamente sobre la tierra. La imagen de esta doble página, y la de la siguiente, aclararán las dudas que puedas tener respecto a la placa metalica y a su función.

Y comienza la competición…

Una mano inocente mete los números de los dorsales, de todos los participantes de la prensa italiana, española y portuguesa, en una bolsa. Y empieza el sorteo, la suerte está echada. De dos en dos, nos vamos poniendo en la posición de salida para despegar sobre la tierra y tomar las curvas como si no hubiese un mañana. Y asi fue. Entre risas, nervios y emoción, vamos llenándonos de polvo según acabamos nuestra ronda clasificatoria. Algunos la realizan con mas fortuna que otros. Aqui se ve quien ha practicado motocross antes o no. Se me había olvidado comentar que, para ponerlo un poco más difícil e igualar las posiciones, el que llegaba antes a un punto tenía que realizar una trazada más grande, tenía que pasar por el exterior de una de las curvas con lo que realizaba más metros que el otro. De una manera o de otra, uno tras otro fuimos cayendo ante las aptitudes de nuestro rival, dejando así a los mejores, o más afortunados, seguir hacia la victoria final. ¡Y, de esta manera, Domingo Janeiros, de Motojornal de Portugal, hizo que todos los demás parecieramos lo que somos, unos verdaderos amateurs! 

www.harley-davidson.com