oWXEG_hrzOY

Pequeña Reina Urbana

Sólo 165 kilos de peso, una distancia entre ejes cortita y una geometría diseñada para hacerla ágil como una gacela tienen la culpa. La nueva Grand Voyage 125 se mueve como un conejo con un par de carajillos. Hemos vuelto a la adolescencia y ha sido muy divertido recuperar esas sensaciones de moto pequeña, pero matona.

La primera impresión, su aspecto, poco tiene que ver con la 650, pues su diseño es más clásico con un aire “Sportster” innegable que le sienta de maravilla. Las tapas laterales con el número 18, su filtro de aire, la forma del depósito… todo tiene ese aire de moto de diseño añejo, aunque con toques más actuales y deportivos, como las llantas de aleación negras o el panel de instrumentación índigo. Me gusta mucho el manillar, degradado de pulgada a diámetro europeo, con esos puños rayados de muy buen agarre y clásico diseño…