Pequeña Reina Urbana

Sólo 165 kilos de peso, una distancia entre ejes cortita y una geometría diseñada para hacerla ágil como una gacela tienen la culpa. La nueva Grand Voyage 125 se mueve como un conejo con un par de carajillos. Hemos vuelto a la adolescencia y ha sido muy divertido recuperar esas sensaciones de moto pequeña, pero matona.

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza

La primera impresión, su aspecto, poco tiene que ver con la 650, pues su diseño es más clásico con un aire “Sportster” innegable que le sienta de maravilla. Las tapas laterales con el número 18, su filtro de aire, la forma del depósito… todo tiene ese aire de moto de diseño añejo, aunque con toques más actuales y deportivos, como las llantas de aleación negras o el panel de instrumentación índigo. Me gusta mucho el manillar, degradado de pulgada a diámetro europeo, con esos puños rayados de muy buen agarre y clásico diseño. El panel se centra en un atractivo cuentarrevoluciones analógico y una pantalla digital multifunción con velocímetro, cuentakilómetros con dos parciales, nivel de gasolina, temperatura del motor y chivato de avería de inyección. También puedes regular la intensidad de la retroiluminación índigo y consultar la hora, claro. Para mí, es información más que suficiente para arrancar y salir a escape. Si eres muy escrupuloso con la estética, podrás pasar un rato entretenido para esconder los cables por dentro del manillar.

Unas risas

Al echarle la pierna por encima, y acomodarme en la postura de conducción, puedo confirmar mis sospechas: me viene un poco pequeña de talla, y tampoco soy un bigardo. Mi estatura es de 1,78 -nada del otro mundo- y tengo que doblar las rodillas un poco más de lo que me gustaría. Tal vez si los reposapiés estuviesen más avanzados… Pero esto es sólo una apreciación personal. Simplemente, no estaban pensando en mi perfil de usuario cuando diseñaron este modelo. Es una moto ligera, ágil y de dimensiones reducidas, ideal para quien necesite un vehículo personal fácil de manejar y nacido para lidiar con el tráfico urbano con una facilidad sorprendente. El ancho de su manillar es suficiente como para adoptar una postura muy “custom”, pero lo justo como para serpentear entre el tráfico congestionado. Te vas colando entre los enlatados y, claro, siempre está el tontaina de turno que te increpa. Pues si le joroba estar ahí bloqueado, mientras yo tiro millas, lo tiene fácil: que se haga con una moto y se juegue el físico a diario. Así se ganará ese privilegio. Ya estoy divagando de nuevo. Lo cierto es que ves el hueco y piensas que no vas a pasar, acostumbrado a manillares similares. Pero pasas. A la hora de serpentear, la aceleración es directamente proporcional a las revoluciones, que en un 125 el par es muy poquito. Y cuando digo “revoluciones” me refiero a que esta máquina se encarama hasta las 10.000 por minuto. Mi Harley no pasó en su vida de las 5.500, con el encendido tocado, entre otras cosas. Es ley de vida: El corazón de un elefante late a 20  pulsaciones por minuto y el de un perro bodeguero a 140. Eso no hace mejor al elefante. Depende para qué lo quieras. Un elefante mueve grandes pesos, pero un bodeguero es un excelente cazador de ratas que, por cierto, asustan a los elefantes, según dicen. Así que depende del uso que le des a la moto. Y en ese aspecto tenemos un producto muy bien definido. Definitivamente, está pensada para un uso urbano y trayectos cortos. Cuidado que, por poder, te puedes embarcar en la aventura que te dé la gana y va a responder, pero ambos estaréis fuera de vuestra zona de confort. Sus contenidas dimensiones y peso la hacen ideal para bikers de estatura compacta o esa chica con redaños de 45 kilos que no quiere resignarse a un scooter rosa. En manos experimentadas puede ser demencial, pues entras en rotonda, pasas, y sales del mismo modo: “enfondao”. Como decía Ángel Nieto, “A mangueta”. Pesa la mitad que las motos habituales en estas páginas, hace como un palmo menos entre ejes y el acertado ancho de sus neumáticos permite “tirarla” con total confianza. El resultado es un paso por curva fulgurante y con cambios de dirección instantáneos. Toda una risa.

Catorce caballos

Es una potencia muy adecuada para un motor de 125c.c. Pero exige que la mantengas en la banda más alta del cuentarrevoluciones. Todo un reto en carretera de montaña, con subidas y bajadas. Ya sé que en las pendientes no podrá subir de vueltas, y que incluso caerán un poco. Tampoco espero fulgurantes recuperaciones. Piensa que el par motor es de 1,01 Kgm a 9.250rpm. Lo que quiero comprobar es si el escalonado del cambio de marchas me permite progresar de forma adecuada, o si me voy a encontrar con dramáticas diferencias de desarollo que perjudiquen su rendimiento, porque de eso se va a tratar: cómo gestiona la caja de cambios esos 14 caballitos que entrega a 10.000rpm. Pero primero hablemos de dónde saca esos 14 caballos. El motor es un bicilíndrico DOHC (Double Over Head Camshaft, o doble árbol de levas en cabeza, de seis válvulas) en V a 60o, una disposición que favorece la aceleración y es muy popular en los modelos orientales. Su compresión es de 12:1 y está alimentado por inyección electrónica. La caja de cambios es de cinco velocidades y desarrolla una velocidad máxima de 98 Km/h, aunque de marcador supera los 110 al corte. Su progresión es la esperada en una moto de estas características: una primera corta y el resto de los desarrollos muy juntitos para mantener el motor en su regimen ideal que, como ya hemos visto, es bastante alto. 

Grand Voyage

Permíteme que sea un poco malo: Para una 125 cualquier desplazamiento que incluya kilómetros por vías rápidas, o tramos en pendiente, es un gran viaje. Recuerdo a un tipo que hace unos años se cruzó la península en la antigua Aquila 125 para ir a una concentración y, claro, se llevó premio. En autopista, pues la enfondas y es capaz de rendir hasta su límite sin una vibración extraña y con una buena estabilidad, te acomodas en el carril que ande a unos 100 por hora, y a tirar millas. En carretera cerradita, claro, la cosa cambia. En subidas mantiene las revoluciones my voluntariosamente, cumples el trámite y aunque la velocidad no va a ser muy elevada, en curvas puedes pasar sin apenas aflojar gracias a su ligero y ágil chasis. Es capaz de girar en un mínimo espacio y te permite trazadas mucho más tensas que motos de mayor peso y potencia, con las que debes abrirte más. Hablamos siempre de custom, ¿eh?. Así, aunque no dispongamos de fulgurantes recuperaciones, podemos buscar ese factor “X” en su endiablada habilidad para solventar todo tipo de cambio de dirección. Hablando de su parte ciclo, ya hemos visto que es una moto chiquitita y compacta, con poca distancia entre ejes para que se mueva bien, pero un detalle que me ha llamado la atención es que su sistema de frenos es combinado CBS, de forma que, si pisas el trasero, uno de los pistones del freno delantero ayuda a reducir velocidad, y si cazas también el delantero, entonces dispondrás de toda la potencia de la pinza. Así que si pensabas hacer una derrapadita a freno trasero para vacilar en el aparcamiento, que sepas que va a ser mala idea. Por cierto, su dotación de frenos es más que suficiente para detenerla con autoridad. En cuanto a la suspensión/barra/amortiguación, delante tenemos una horquilla de 35 mm convencional y un par de amortiguadores traseros que cumplen con su función de forma más que digna manteniendo ambas ruedas firmemente apoyadas contra el suelo. 

A modo de conclusión…

…por 3.795 euros debo decir que es una excelente moto, atractiva, bien terminada y de prestaciones muy adecuadas a su cilindrada. Se maneja muy fácilmente tanto en marcha como en las siempre delicadas maniobras casi en parado, gracias a su ligereza y su altura de asiento de sólo 710 mm. Dócil pero muy voluntariosa, cumple sobradamente con lo que se supone que debe hacer y te lleva alegremente de un lado a otro. Es más que efectiva en ciudad, te permite empresas mayores sin rechistar, pesa poco, es pequeña,  manejable y bonita. Extrae tus propias conclusiones. Además, si ya estás pensando en hacerle algo, que por algo estás leyendo Custom Machines y no el BOE, sus líneas básicas son ideales para que dejes volar tu imaginación.

PRECIO

Color: 3.795 euros 

MOTOR

Número de cilindros: 2 a 60º

Diámetro x carrera (mm): 42 x 45

Refrigeración: Líquida

Cilindrada (cc): 124,7

Alimentación: Inyección Electrónica

Distribución: DOHC 6 Válvulas

Relación de compresión: 12:01

Potencia Max(CV/rpm): 14/10.000

Velocidad máxima(km/h): 98

Par máximo(kg x m/rpm): 1,01/9,250

Sistema de arranque: Eléctrico

Tipo de encendido: ECU

Embrague: Multidisco en baño de aceite

Transmisión secundaria: Cadena

Caja de cambios: 5 velocidades

DIMENSIONES

Peso en orden de marcha (Kg.): 165

Distancia entre ejes (mm): 1428

Altura del asiento (mm): 710

Distancia libre al suelo (mm): 175

L x An. x Al. (mm): 2083x762x1048

Ángulo de lanzamiento: 45º

Depósito de gasolina (L)/Reserva: 12

PARTE CICLO

Tipo de bastidor: Tubular de acero

Rueda delantera: 120/80-16

Rueda trasera: 150/80-15

Suspensión delantera: Horquilla convencional de 35 mm y 136 mm de recorrido

Suspensión trasera: Doble amortiguador de 67mm de recorrido

Sistema de frenado: CBS

Freno (Del./Tras.): Disco (270 mm) 2 pistones/Disco (250 mm) 2 pistones 

INSTRUMENTACIÓN

Velocímetro digital, cuentakilómetros digital con dos parciales, cuentarrevoluciones analógico, medidor de nivel de gasolina digital, medidor de temperatura de motor digital, chivato de avería de inyección

EQUIPAMIENTO

Caballete lateral, luces de emergencia, interruptor de caballete lateral, interruptor parada de emergencia, interruptor de ráfagas, juego de herramientas

www.hyosung.com.es