Indian Chieftain Dark Horse Bagger By Indian Metz, France

Los grandes bagger con enormes ruedas delanteras no son tendencia mayoritaria en nuestro contiente, de hecho aún las consideramos algo exótico, a veces pesado y no muy adecuado para nuestras sinuosas carreteras de montaña. Como si la mayoría de nosotros nos dedicásemos a hacer subidas cronometradas… Pero las cosas en Estados Unidos van a otro ritmo y allí son una enorme y poderosa familia. Max se acercó a USA para pulsar el ambiente, y volvió hechizado por esos monstruosos aparatos destinados a levantar el asfalto a su paso.

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Jeremie DiStefano

Paralelamente a su trabajo como distribuidor Indian, Max también se dedica a transformar motos bajo la marca Motomax, haciendo sus inventos con cualquier moto que caiga en sus manos: japonesas, italianas, custom… La pasión de Max por las motos americanas le lleva a pasearse por Estados Unidos con una frecuencia anual, volviendo siempre con alguna idea inspiradora, pero éste último año algo pasó en la cabeza de Max. Llegó en estado de semi shock con una visión en su mente: monstruosas motos carenadas con enormes alforjas rígidas que casi arrastran por los suelos con un terrible estruendo proveniente de poderosos motores potenciados sobre enormes ruedas. Su profundo tronar sólo es comparable con la potencia de sus gigantescos equipos de sonido. Max volvió encantado, deslumbrado y con un pitido en los oídos, pero con la idea fija de hacer una bestia como esas. Con todo esto en su mente, Max llegó y convocó una reunión de urgencia con Thomas, su hombre en Indian, para hacerse con una y transformarla, pero ya. Tras muchas deliberaciones se optó por transformar una pacífica Chieftain Dark Horse en una verdadera bestia de Bike Show en la categoría “Fucking Big Bagger”. Pero Max no sólo quería que fuese espectacular, sino que también levantase el asfalto a base de gas: toda una bomba de carretera.

1800c.c. no es suficiente…

Pues al parecer, no para Max. El grueso de los mortales nos movemos con menos motor, pero no, claro. Max quería algo más potente. La solución llegó de Canadá, donde encargaron un kit de 116 pulgadas cúbicas. El kit consiste en cilindros y pistones para aumentar el desplazamiento, árboles de levas con más apertura para el nuevo caudal, nuevos muelles de válvulas para poder aumentar las revoluciones, muelle reforzado para el embrague y nuevos inyectores para alimentar a la bestia. Con estos cambios, ahora el motor supera los 1900c.c. y ha experimentado una muy sensible ganancia en par y potencia. Además, el sistema se ha remapeado para aumentar aún más sus prestaciones, por lo que algunos bromeaban con que más que “Dark Horse” debería llamarse “Crazy Horse”… El atronador escape 2 en 1, de Vic Bagger, no va a suavizar ese carácter precisamente.

Desmantelamiento y reconstrucción

A estas alturas, la moto es un chasis mondo y pelado con un motor saturado hasta las orejas de esteroides, anclado en su seno y esperando su nueva vestimenta. Y, por cierto, es el momento de hablar de otro protagonista de esta historia: John Scope. John empezó a hacer accesorios para Harleys bajo la marca Sinister Industries en la década del 2000. En 2008 cambió el nombre de su compañía a Dirty Bird Concept, y en estos años se ha especializado en kits de carrocería para Harley. Fue en 2014 cuando John presentó en Sturgis un nuevo kit de carenado y quilla para la recién nacida Indian Scout que, por entonces,  también iniciaba su vida en sociedad. Desde ese momento continuó haciendo maletas, carenados y otros accesorios aerodinámicos para las motos Indian, y en especial para sus modelos Touring, lo que le colocó en una posición inigualable de cara a este proyecto. Max le pidió uno de sus kits completo: carenado, quilla, cubiertas del depósito, tapas laterales, los guardabarros y maletas. Todo listo para montar. Si nos paramos a pensar un momento nos daremos cuenta de que, a pesar de la épica del relato, estamos ante un trabajo de “desmontar y atornillar”. No hay grandes alardes de creatividad, soluciones exóticas, ni laboriosos trabajos manuales. De hecho, si dejamos de lado el apartado de potenciación (también a base de kit) estaríamos hablando de un proyecto tipo “Bolt On And Ride”, como los de CCE. De hecho, las cubiertas del depósito se montaron a la primera. Para el resto se tomaron algo más de tiempo pero, a fin de cuentas,  era un asunto de desmontar y volver a montar. Por ejemplo, en el nuevo carenado se volvieron a colocar el faro, unos intermitentes y toda la instrumentación originales. Ambas maletas han sido modificadas al efecto para albergar en su interior el potente sistema de sonido Indian y parte de sus altavoces, que en este modelo es opcional. Si sumamos su sonoridad a la de sus escapes, es muy posible que la oigamos llegar a mucha, mucha distancia. Una vez colocadas las nuevas tapas laterales y la quilla, llega el momento del guardabarros trasero, al que se ha montado un piloto de Scout y unos intermitentes de tiras LED, elegantemente integraditos en la curva de sus posaderas.

26 pulgadas delante

Montar una rueda de 26”, en una moto que viene de serie con rueda de 16”, es algo más complicado de lo que parece. Si la montas directamente, te va a levantar la moto del morro unos 12,5cm (5” grossomodo), y todas las geometrías se irán al garete. La moto va a tener reacciones muy poco deseables. Si piensas que con acortar o rebajar la horquilla es suficiente, es muy posible que te encuentres con un pequeño inconveniente: simplemente, la rueda no cabe y toca con el chasis o el motor, o con un colector de escape… La rueda es redonda y son 26 pulgadas en todas las direcciones. Teniendo esto en cuenta, Max recurrió a otro kit (¿no te lo estoy diciendo?) para solucionar el problema. El kit en cuestión corrige el problema con un avance ligeramente más pronunciado y acoge la rueda sin problemas. El responsable de tan espectacular llanta es el renombrado especialista Performance Machine. Para mantener el conjunto estable, independientemente de la carga, con un buen nivel de confort y una impactante imagen en parado, se recurrió a Arnott para montar una suspensión neumática de altura graduable.  Y todo esto con las piezas en bruto. Una vez todo está presentado y bien ajustado en su sitio, toca desmontar de nuevo, preparar las piezas para pintar… No hemos hablado de la pintura, por cierto. Tenía que ser llamativa, al menos a la altura del proyecto y su desmesurada rueda delantera, pero sin resultar de feria. Para tal efecto se escogió un potente y profundo verde esmeralda de base combinado con gris grafito y detalles en negro, con un elegante stripping en rojo para relazar sus líneas de estilo. Como detalle sentimental y ñoño si quieres,  durante la última fase de la creación de esta moto Max fue padre de un hermoso niño al que puso por nombre Simón. Y es por tan feliz acontecimiento que esta moto se ha bautizado en su honor con un nombre tan sonoro e improvisado como “Indian Green Simon’s (bagger, I presume)”. 

GENERALIDADES

Propietario: Max de Indian Metz

Ciudad: Woippy

País: Francia

Marca y modelo de origen: Indian Chieftain Dark Horse

Transformada por: Max

Tiempo: el necesario

MOTOR

Marca/Modelo: Indian Thunderstroke 111

Año: 2018

Cilindrada: 1800 convertido a 1900c.c.

Encendido: electrónico remapeado

Alimentación: kit inyección

Filtro de aire: Indian

Escapes: 2 en 1 Vic Bagger

CHASIS

Marca/Modelo: Indian Chieftain

Modificado por: Max

Suspensión trasera: neumática

ACCESORIOS

Piloto: Scout

Guardabarros del: kit DBC

Guardabarros tras.: kit BDC modificado

Dep. de gasolina: serie con cubierta kit 

Asiento: aftermarket

Alforjas y carenados: kit Dirty Bird Concepts

RUEDA DELANTERA

Llanta: Performance Machine

Neumático: 26”

Freno: serie 

RUEDA TRASERA

Neumático: 16”x 5.00”

Freno: serie

CONTACTO

Indian Metz

57140 Woippy

www.indianmetz.com

Tel.: +33 387 313 930