Hardcore Choppers Rehab By Inspiración Metálica

Jackass, ese humor inteligente… ¿A quién quiero engañar? Voy de motero intelectual por la vida y cuando veo a esa pandilla aún me río hasta perder componentes. Pues esta moto tiene mucho que ver con estos “muchachos”. Construida en Estados Unidos por Hardcore Choppers, terminó en nuestro país mediante una serie de peripecias y, hoy en día, está en manos de David, que orgulloso posa en la foto de entrada.

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza

La banda, capitaneada por Johnny Knoxville, estuvo haciendo de las suyas en MTV desde 2000 hasta 2002, y mucho duró, teniendo en cuenta los trastazos que se arreaban. Algunos nombres han quedado como sinónimo de deliberada estupidez, com Steve-O, pero mi favorito siempre fue Jason Acuña, AKA Wee-Man, el enano. Un tipo que es capaz de marcar el paso de la oca nazi dándose punterazos en la frente, es digno de todo respeto y admiración. Pues precisamente a Wee-Man perteneció la moto que ahora te presentamos. Por cierto, si eres un lector joven, no creas que lo de “enano” es algo despectivo: mide 1.23 y padece acordoplasia, una forma de enanismo. Lo que no todos sabíamos es que los Jackass salieron de una pandilla de skaters radicales y resulta que Jason, además de presentador, es un consumado artista de la tabla, lo que está muy bien en su caso pues, cuanto más alto, más dura será la caída…

Hardcore Choppers

Afincados en Starling, Virgina, en Hardcore Choppers están especializados en transformaciones radicales, y muy americanas, sobre base Harley-Davidson y motores clónicos, como en este caso. Fabrican sus propios chasis y se encargan de todo hasta la entrega final de la moto. Y gozan de una muy buena reputación, aunque no siempre aciertan a la primera, como veremos en este reportaje. De hecho, comienza a ser curioso que muchas de las motos que nos llegan de Estados Unidos tienen que pasar por un proceso de reparación y ajuste. Es como si las que no les salieran bien las exiliasen a Europa, o algo por el estilo. Afortunadamente, por aquí tenemos mecánicos con nivel suficiente como para enmendar la plana a algún que otro constructor americano de relumbrón, como Gerard Peña de Inspiración Metálica. Por cierto, también es conocido por ser un consumado especialista en acrobacias con Harley-Davidson. Un tío la mar de completo, el amigo Gerard. Además, en este caso no sólo lo conozco personalmente, sino que he compartido taller con él y puedo asegurar que es un mecánico meticuloso, metódico y con una especial habilidad para solventar problemas. También te digo que es un culo inquieto y un cachondo patológico por lo que, trabajar con él, resulta muy divertido y nunca sabes con qué te va a salir. Pues bien, con esta moto tuvo algo de trabajo, por decirlo de forma suave.

La moto

Aunque nos consta que esta moto perteneció a Jason Acuña, no sabemos si llegó a rodar con ella, o si se trataba de algún elemento promocional que, como iremos deduciendo astutamente, es lo más seguro. En cualquier caso, David se hizo con ella y se la llevó a Gerard para darle un repaso, pues no andaba del todo fina. Cuando Gerard la revisó, detectó bastantes fallos y desajustes, teniendo la impresión de que se había hecho deprisa y corriendo, lo que refuerza la tesis de moto promocional para algún evento, o subasta. Y digo esto porque si un cliente particular, después de pagar lo que esta gente cobra, descubre tantos fallos, creo que seguiría el procedimiento reglamentario que es el siguiente: Coges la moto y un bote de vaselina, te presentas en el taller en cuestión, “procedes”, y te vas andando hasta tu casa, a dormir a pierna suelta. Gerard habla, literalmente, de “fallos de construcción muy notorios”. Empezando por el chasis que tuvo que rehacer de nuevo, desde el basculante hasta todos los soportes, para cuadrarlo bien. También tuvo que rehacer todo el sistema eléctrico, pues presentaba serios fallos y no era capaz de arrancar el 99% de las veces. Por otro lado, ambas ruedas estaban descentradas y presentaban preocupantes roces para atestiguarlo. Como colofón, resultó que la mayoría de las roscas estaban pasadas. Muy bien, eso anima a cualquiera: Una cosa es embarcarte en un proyecto que has parido y conoces como la palma de tu mano, y otra muy distinta es coger una faena a medio hacer, o directamente mal hecha. Creo que eso es común a todas las profesiones, y me consta que a un mecánico le fastidia especialmente. Pero a fin de cuentas es trabajo, y si el resultado es como éste que vemos, el esfuerzo habrá valido la pena.

Rotulador rojo

Y a corregir errores. El chasis presentaba defectos de alineación y los soportes no estaban del todo centrados, por lo que todo el conjunto quedaba ligeramente descuadrado. A desmontar, corregir, arenar, volver a pintar… así, de entrada. Para terminar, Gerard le añadió una suspensión neumática Legend. Todo un detalle, y sorprende que, vista su línea no la trajese de origen. Siguiente paso: Sistema eléctrico. El cableado era caótico y se había instalado de forma casi provisional, provocando varios fallos, entre otros de encendido. Y eso nos lleva al motor. Y en el caso del motor, parece que las cosas estaban bastante bien, por lo que Gerard “sólo” tuvo que ponerlo a punto y dejarlo bien redondito. Este propulsor es un Evo, o clónico, modificado por Hardcore Choppers, con dos litros de desplazamiento y fabricado en 2012. Una buena bestia, sin duda, con encendido y alimentación Crane, un filtro de aire tipo cono de Custom Chrome y escapes fabricados en Hardcore Choppers. Asociado a este motor tenemos una transmisión primaria abierta de Primo, embrague Barnett y un cambio de HC. El embrague Barnett fue instalado en Inspiración Metálica por Gerard, ya que el que traía desde EE.UU. presentaba un tacto sospechoso. 

Parte ciclo

Junto al sistema eléctrico, fue lo que más trabajo le dió a Gerard. Tras cuadrar correctamente el chasis y los soportes, tocó montar la suspensión neumática, repasar roscas arruinadas y encargarse de la parte rodante. Barras y tijas son las que montaron en Hardcore Choppers, pero el sistema de frenos fue totalmente desmontado, acondicionado y reconstruido para asegurar una detención de buena mordiente que inspirase confianza. Evidentemente, un mecánico no puede dejar que una moto salga de su taller con marcas de roces en las gomas, pues diría muy poco de su buen hacer. Una vez el chasis estuvo bien centrado, ajustar las ruedas no fue muy difícil y ahora ambas pisan por el mismo sitio y no tocan guardabarros, cosa buena. Las llantas son de Rick’s y montan neumáticos Metzeler en las generosas medidas originales, especialmente el llamativo 300 trasero. Ahora, que tenemos más o menos la moto arreglada, hay que cambiar su aspecto y darle su nueva personalidad.

Accesorios

Guardabarros al aire y a fabricar otros nuevos. Trabajando artesanalmente la chapa, Gerard consiguió hacer estos dos ejemplares tan adecuados a las líneas de la moto. Se mantuvo el manillar Hardcore Choppers y como puedes ver, si es el que montaba originalmente, Acuña no tenía forma de manejarla. De hecho, el asiento tuvo que ser rehecho en Inspiración Metálica para que David llegase cómodamente a los mandos. Por cierto, como puedes ver en la foto de entrada, le queda a la medida. Este manillar cuenta con torres y puños de Roland Sands y mandos de Hardcore Choppers. Del mismo fabricante son los estribos y controles de piés. Los retrovisores proceden del catálogo de Motorcycle Storehouse y el faro es un Crime Scene Choppers. Como puedes ver, todo muy americano y de calidad. Siguiendo con los elementos de señalización, el piloto es un Rizoma Clubman, y lo mismo para los intermitentes. Vaya, ahora todo es italiano. El depósito de combustible es el Hardcore Choppers que ya traía de ultramar y el de aceite es una clásica herradura. 

Y para terminar

Bryan LaTinta ha sido el encargado de la pintura y los detalles de molding, mientras que pulidos y cromados son competencia de S.XX, ambos trabajos combinan a la perfección gracias a la elección de tonos en la moto: Negro brillante, acero cepillado y moleteado, con stripes en gris y azul se combinan resultando una elección tan elegante como efectiva. “El resultado es el que vemos”, dice Gerard, y puede estar muy orgulloso de lo que ha conseguido pues, además de tener que volver a hacer el trabajo que no se había completado de forma adecuada, ha mejorado técnica y estéticamente una moto que ha rehabilitado por completo para disfrutar de los muchos y muy buenos kilómetros que le quedan por delante.

GENERALIDADES 

Propiedad: David

Marca y modelo de origen: Hardcore Choppers

Transformada por: Inspiración Metálica

Tiempo: 1 año

Precio: 46.900 euros

MOTOR

Marca / Modelo: H-D modificado por H.C.

Año: 2012

Cilindrada: 2.000c.c.

Encendido: Crane

Alimentación: Crane

Filtro de aire: Custom Chrome

Escapes: H.C.

TRANSMISIÓN

Primaria: Primo

Embrague: Barnett

CHASIS

Marca / Modelo: Hardcore Choppers

Modificado por: Inspiración Metálica

Basculante: Hardcore Choppers

Suspensión trasera: Legend

ACCESORIOS

Manillar: Hardcore Choppers

Torres y puños: RSD

Mandos: Hardcore Choppers

Reposapiés y controles: H.C.

Retrovisores: Motorcycle Storehouse

Faro: Crime Scene Choppers

Piloto: Rizoma Clubman

Intermitentes: Rizoma Clubman

Guardabarros del: Inspiración Metálica

Guardabarros tras: Inspiración Metálica

Depósito de combustible: H.C.

Depósito de aceite: Stock

Asiento: Inspiración Metálica

HORQUILLA

Barras: Stock

Tijas: Stock

RUEDA DELANTERA

Llanta: Rick’s Motorcycles

Neumático: Metzeler Marathon

Freno (disco y pinza o tambor): Stock

RUEDA TRASERA

Llanta: Rick’s Motorcycles

Neumático: Metzeler ME880

Freno (disco y pinza o tambor): Stock

PINTURA Y ACABADOS

Pintor: Byan LaTinta

Cromados: Cromados S.XX

Pulidos: Cromados S.XX

Molding: Bryan LaTinta