III Concurso de Constructores

Las cifras no dejan lugar a dudas y, aunque parezcan simples y fríos datos, te pueden dar una pequeña idea de lo que se vivió en MotoMadrid 2018. En los 15.000 m2 exteriores y a lo largo y ancho de tres plantas de un total de 20.000 m2, el Pabellón de Cristal, de la Casa de Campo de Madrid, acogió a una veintena de marcas de motos, a un total de ciento cincuenta expositores, a las más de setenta preparaciones que participaron en la tercera edición del Concurso de Constructores, a unas incesantes actividades únicamente interrumpidas por la innegociable climatología y a unos cerca de 40.000 visitantes. Casi nada. Pues bien, aunque estas cifras te parezcan sorprendentes, lo que allí compartimos no se puede medir, incluso no se puede contar, siendo fieles a las emociones de que disfrutamos, únicamente se puede vivir. Y así lo hicimos.

Texto y fotos: Álvaro Cabezas Atienza

MotoMadrid, la feria

La primera y la segunda planta estaban dedicadas a la industria de la moto generalista. Allí, marcas de moto como Ducati, Scrambler Ducati, Harley-Davidson con sus dos concesionarios Makinostra y H-D Capital, Indian Motorcycles y Milla Custom que presentaron sus modelos y unos relojes exclusivos, Mash Motorcycles, Lambretta, Royal Enfield y su gran despliegue de tradición, Yamaha, MV Augusta, Piaggio, Triumph Motorcycles que incluso se atrevió a meter un autobús Triumph de dos pisos en el área custom, MotoGuzzi, Vespa y Zero Motorcycles, entre otras, expusieron sus modelos y novedades. El visitante podía alternar el descubrimiento de las gamas con las numerosas actividades que se desarrollaron. La fundación Ángel Nieto, por ejemplo,  ofreció una exposición, emocionante y emotiva, con objetos deportivos del recordado piloto y contó con la presencia de sus hijos, Gelete y Pablo Nieto. Además de nuestros vehículos preferidos, también nos pusimos al día en cuanto a equipamiento de motorista se refiere, con marcas como Alpinestars, Axo, Dainese, Helstons, Givi, NZI, Shark, Shoei, Spidi o Shiro y en cuanto a piezas con marcas como Ohlins, entre otras. Me resultó interesante la exposición “Cascos de Leyenda” y también la posibilidad de probar el videojuego oficial de TT Isle of Man, y constatar que el motociclismo femenino está más vivo que nunca, con la presentación de la Comisión Femenina de la R.F.E.M.,y, como siempre, las diferentes exhibiciones dinámicas… Como ves, MotoMadrid estuvo más vivo y completo que nunca. 

Área Custom

En la planta más baja es donde el Custom tomó posiciones. Allí, todos los profesionales que nos dedicamos a este segmento, y que nos conocemos desde hace tiempo, pudimos compartir buenos momentos. De hecho, me pude encontrar con muchas personas del sector que hacía tiempo no veía. Solo por esto, ya mereció la pena asistir a MotoMadrid. Pero es que, además, el equipo de Custom Motor Madrid customizó una Sportster en directo, ante un público muy interesado, mientras varios artistas decoraban con su pintura unos cuantos depósitos de gasolina. La verdad es que, siendo miembro del jurado del Concurso de Constructores, tuve que dedicar, junto a mis compañeros de labor, gran parte del viernes, del sábado y del domingo a la díficil y comprometida labor de valorar el trabajo de los demás. Fuimos, stand por stand y moto por moto, tomando notas y puntuando a las candidatas. Pero, cómo os digo, no me puedo quejar de estar donde quería estar y con la gente con la que quería estar. En esta edición estuvo presente Custom Chrome Europe con un stand donde, Jaime Sagrado y Marc Streffler, atendieron al público y a sus clientes profesionales, todo un lujo. Y, aunque no plantaron su stand, también vinieron Paloma Basto,  de la compañía holandesa Motorcycle Store House y, cómo miembro del jurado, Pichy Trucharte de la empresa W&W Cycles. Al final, entre subir a la planta de arriba, discutir con uno y con otro, volver a bajar a mi zona y salir a ver exhibiciones, solo me quedó tiempo para disfrutar de la entrega de premios de la tercera edición del Concurso de Constructores de MotoMadrid que, os adelanto, resultó lo más vistoso del evento. Las muchas horas de trabajo, y las noches que han pasado en vela para tener la creación a tiempo, hace que los participantes tengan los nervios a flor de piel, lo que convierte el bike-show en la actividad más vibrante y llena de emociones. Y los resultados fueron los siguientes:

Lucky Ironhead

By EFZ Iron Choppers

La categoría Free Style congregó diecinueve creaciones, y customizaciones de infarto, de los siguientes talleres:  Calella Custom, L.B.C., Silver House, Dragon TT Designers, Classic Co., Kacerwagen, My Way Garage, Álvaro Gómez, Custom Motor Madrid, Hell’s Kitchen Garage, Café Racer New Style, JP Choppers, Voodoo Garage e Imperial Café Racer, además de los que se alzaron con las tres primeras posiciones y que descubriréis a continuación.

Lucky Ironhead By EFZ Iron Choppers

La tercera posición, de la categoría Free Style, la consiguió Sergio Bernabeu, de Greasy Bobber, con su Johnny Chopper que, además, protagoniza la portada de esta edición.  Los hermanos de Valtorón se hicieron, merecidamente, con la segunda posición de esta categoría. Su máquina, La Guindilla 49, es una creación desde cero. Esta escultura ha sido diseñada y fabricada para correr. Y llegamos a la ganadora de la categoría… ¡Bombo y platillos para recibir a la que, no solamente quedó en lo más alto del cajón Free Style, sino que también se alzó con el premio más codiciado, el Best of Show. Lucky, el precioso Ironhead que Enrique Falomir de EFZ Iron Choppers de Castellón construyó como reto personal, fue la incontestable ganadora. A partir de un motor Harley-Davidson XL1000, Enrique ha creado una moto que poco tiene que ver con la que, en origen, integraba este propulsor. De hecho, ni tan siquiera el mismísimo bicilíndrico se ha librado de las manos del campeón, de Enrique. Y, sino, fijaos en el cárter del lado derecho, en el carburador, en el sistema de escape que sale de la parte derecha del motor pero que libera los gases quemados por la izquierda, en el soporte de las bobinas… Por otra parte, su gordo y artesanal esqueleto rígido, limpio de soportes y perfectamente moldeado y decorado, sirve de depósito de aceite y acoge el resto de las partes que conforman Lucky: un guardabarros trasero minimalista y muy pegado a la rueda, los dos depósitos, la mini-cúpula, el asiento, la caja de la batería, la horquilla y el manillar entre otras. Lucky pone en relieve la obsesión de Enrique por la perfección. ¡Enhorabuena!

Rock and Roll

By Ricky C. López, Old Custom Flames

En la categoría Retro Modificada participaron un total de doce motos confeccionadas por los siguientes talleres: Classic Co., Kacerwagen, My Way Garage, 72 Cycles Performance, Álvaro Gómez, Imperial Café Racer y ZZ Bike, además, lógicamente, de los tres premiados.

Rock and Roll By Ricky C. López, Old Custom Flames

La tercera posición, de la categoría Retro Modificada, fue para Rosbox y su BMW R100R de 1992 que dejó con la boca abierta al jurado por sus acabados, por su diseño y fabricación. Sergio Bernabeu de Greasy Bobber quedó en la segunda posición de esta categoría gracias a su Greasy nº5, un bonito bobber con motor Shovel, chasis rígido, horquila Springer, y un estilo golfo-canalla que nos enamoró desde el primer vistazo. Al ganador lo tenéis ante vuestros ojos y no es otro que Ricky C. López de Old Custom Flames que consiguió, gracias a su Harley-Davidson Panhead de 1948 Rock’n’roll, no solamente que el jurado la considerara cómo la mejor de su categoría, también resultó una verdadera atracción para todos, neófitos y entendidos. Si algo tiene Ricky es un lado artesano-creativo-estético que le permite realizar motos tan exclusivas como ésta. Rock’n’roll es un lujo para nuestras retinas, una obra de arte a la altura de unos pocos preparadores. ¡Es otro nivel! La mayoría de las partes han sido fabricadas ex profeso, o modificadas al antojo de Ricky quién sabe bien lo que quiere. Nada más que decir, sino es felicitar a Ricky y a Sandra por el reconocimiento. Nosotros esperaremos el momento para dedicar a Rock And Roll las páginas que se merece.

La Impetuosa 1262

Ducati XDiavel By Valtorón

Veintiséis customizaciones se disputaron la categoría Café Racer y Retro Vintage gracias a estos profesionales: R.O.A., Silver House, Thor Cycles Motors, Maguer Motor Classic, Classic Co., Kacerwagen, Vilasteam Cycles, Hell’s Kitchen Garage, Mapa Ingeniería, Café Racer New Style, JP Choppers, Telmo Moreira, Voodoo Garage, Drum Motorcycles, ZZ Bike y, claro, los premiados. 

La Impetuosa 1262 Ducati XDiavel By Valtorón

Breaking Limits, la preciosa racer de Agustín Cassola de Calella Custom, alcanzó la tercera posición de la categoría Café Racer y Retro Vintage. Las muchas horas de trabajo que han dedicado a este proyecto, Agustín y también Germán Derbidson Cornaglia, que ha fabricado cada parte de la carrocería, son las responsables de que ésta exclusividad haya visto la luz y haya tenido una puesta de largo con premio incluido. Todo sea dicho de paso, fue la categoría más concurrida de todas con lo que fue la de más difícil valoración. Penelope, la impresionante BMW K1100 LY realizada por Dragon’s Bikers, consiguió la segunda posición de su categoría e hizo que la labor del jurado fuera más complicada pero, a la vez, sencilla. And the winner is… ¡Valtorón y La Impetuosa 1262! Esta preciosa Ducati XDiavel es un joint-venture entre este equipo de artistas madrileños y Ducati, la marca. No solamente se han atrevido a afinar la línea general de la bestia sin cambiar su naturaleza, con la impresionante pieza monocasco que reemplaza toda la carrocería, sino que han rediseñado y fabricado muchas de las piezas, como soportes y reposapiés entre otras, que ahora sustituyen a las de fábrica. Para ello, comienzan con los prototipos en arcilla para posteriormente desarrollar los moldes y las herramientas que necesitarán para crear la pieza en fundición de aluminio. Solo de escribirlo me emociono. Vamos que si la cuestión era otorgar a La Impetuosa 1262 una aura de autenticidad y de clase, lo han conseguido. La Technocruiser de Ducati ha pasado, tras recibir el alma, las manos y el saber hacer de los hermanos Pablo y Carlos Delgado, a ser una Retro-TechnoRacer ganadora.  

Setenta y Siete

By Ricky C. López, Old Custom Flames

En la categoría Harley-Davidson Modificada se presentaron trece bellezas de diez preparadores: Calella Custom, Mala Vida Custom Garage, Arizona Custom Bike, Harley-Davidson Capital, Vilasteam Cycles, Custom Motor Madrid y Telmo Moreira. Los tres que faltan son, lógicamente, los ganadores de la categoría que podéis ver en las imágenes.

Setenta y Siete By Ricky C. López, Old Custom Flames

La tercera posición de la categoría Harley-Davidson modificada fue para Juanma Palomeque, de JP Choppers, y su Fat Boy Evo llamada Mi Lola que fue objeto de artículo en este mismo mensual unos números atrás. Ricky de Old Custom Flames y su H-D Shovelhead de 1976, un minimalista y artesanal full custom Old School, bien se mereció la segunda posición de la categoría. El inconfundible estilo de Ricky no solo le sirvió para llevarse este premio, sino que le hizo alzarse como ganador de la categoría Harley-Davidson modificada con su H-D Shovel de 1977. Esta preciosidad le hizo ser campeón, en la misma categoría, en el bike-show que organizó Custom Chrome Europe durante el Motor Bike Expo de Verona de este año y, además, ha sido portada de la edición anterior de Custom Machines. ¡Reconocimiento internacional y también nacional para Ricky C. López, bien!

Premio Mejor Pintura

El premio Mejor Pintura fue a parar a manos de Juanma de JP Choppers y su H-D “Mi Lola”. Esta categoría fue valorada por un jurado experto en acabados, tratamientos y pintura: Gust Cilleros de Air Custom Paint, Buba Pérez de Buba Kustom Paint y Jonathan Aguilera de JL Paint. Y el premio Mejor Puesta en Escena fue para Café Racer New Style, gracias a la originalidad de su stand. 

Mi Lola By JP Choppers

Jurado del III Concurso de Constructores

El jurado de esta edición estuvo compuesto por los siguientes profesionales:

Pichy Trucharte, es uno de los directivos de W&W Cycles, una de las distribuidoras más importantes de Europa de piezas para Harley-Davidson. Acumula una experiencia de más de 20 años en el segmento aftermarket, ha sido jurado de múltiples bike-shows y ha participado en el proceso organizativo de un evento de estas características en Alemania. Su conocimiento, tanto de la piezas como de la moto clásica y actual, lo convierten en una de las personas a tener en cuenta en lo que a V-Twin se refiere. Álvaro Cabezas Atienza, es editor, jefe de redacción, fotógrafo, probador, apasionado, biker… Dirige, en la actualidad, este mensual Custom Machines, tanto la versión en papel cómo la digital. Con los más de 23 años que lleva en el sector, ha sido testigo de los orígenes y de la evolución del Custom en este país, circunstancia que le convierten en un perfecto conocedor tanto de la industria de la motocicleta como de su lifestyle. Rita Torrego, ha sido formada en electro-mecánica de vehículos, con titulación oficial de la Comunidad de Madrid, ha dedicado ocho años a completar su formación e instrucción en el taller especializado en Harley-Davidson, Custom Art, aprendiendo al lado de un técnico oficial del Mechanics Motorcycle Institute of Harley Davidson de EEUU. Monta en moto desde los diez años y, en la actualidad, desarrolla su actividad profesional como mecánica. Pablo Nicolás López, es Ingeniero Técnico Industrial de ICAI, es socio director de Ingeniería del Campo y, actualmente, dirige el área de Turismos 4×4 y motos.

Entrevista a Fernando Armenteros,

Responsable del área Custom de MotoMadrid

-¿Balance de la edición del C.C. 2018?

Muy positivo, nos han acompañado los principales customizadores nacionales y hemos contado con la presencia de multinacionales del aftermarket. Hemos realizado talleres de customización y pintura, los medios de comunicación se han hecho eco de la presencia del mundo Custom en Madrid y el público ha respondido multitudinariamente. En definitiva, hemos representado el universo custom en España.

-¿Objetivo del concurso?

Ser el escaparate del sector de la customización y de la construción de motos, alejarnos de la alfombra roja donde el público ve meras esculturas. El C.C. de MotoMadrid es una pasarela entre los profesionales y su público. Todo aquel interesado en motos con encanto se puede encontrar con sus profesionales preferidos. El C.C. no es un espacio únicamente para motos de Show, pretende también reflejar el potencial de nuestros grandes profesionales.

-¿Qué habéis conseguido y en qué se puede mejorar el concurso de constructores?

Como parte del mayor Salón de la Moto, de España y Portugal, hemos conseguido un punto de encuentro que, además de premiar las mejores creaciones, ofrece una proyección comercial que no se puede dar de otra manera. Nuestro compromiso con el sector es darle los medios para que alcance la difusión con la que cuentan en otros países. Recogemos las criticas constructivas y las tenemos en cuenta, claro. En esta edición hemos creado un premio Pintura, valorado por un jurado compuesto por tres profesionales por ejemplo. Ésta es nuestra hoja de ruta, aprender hasta ser impecables.

-¿Han sido justos vencedores los ganadores del concurso?

Dejemos que sean los lectores de Custom Machines quienes contesten…

www.salonmotomadrid.es