DB3VdUkH2jo

El encanto de la Cooltura Playera

Del 25 al 28 de Julio 2019, en plena Costa Jurásica de Asturias irrumpió Motorbeach 2019, el festival que rinde homenaje a la Beach Culture en todas sus facetas. De esta manera, los 1150 metros de longitud de la playa La Espasa, en Caravia, sirvieron como perfecto escenario donde poder rodar nuestra película particular, con una banda sonora muy Rock and Roll y con surfers, skaters, riders, alguna persona normal, motoristas, rocanroleros, hot rodders, algún bon vivant, dirt trackers y más, como actores principales y, todo esto, bajo la lluvia y bajo el sol. No sabría decir si el resultado es de Serie B, aunque creo que sí, prefiero que cada uno lo defina a su manera.

Texto: Álvaro Cabezas Atienza
Fotos: Custom Machines

Desde lo más alto del acantilado

Desde lo más alto del acantilado se podía apreciar la extensión real de Motorbeach. Zonas para tiendas de campaña, el horizonte, zonas para caravanas y furgonetas, playa, el circuito de Dirt-Track “El Donut”, el Wall of Death, los stands, la zona de parking para motos, el gran escenario, el mar, las banderolas de Yamaha Faster Sons y Yard Built, Bell y de Russell Motorcycles, las duchas, los food-trucks, las montañas, las camisetas de 5Special e, incluso, la entrada al festival. Una vez dentro, el propio ambiente ofrecía una gravedad que nos permitió a todos los participantes disfrutar a pleno pulmón durante los cuatro días del evento. Cada momento era interesante, las actividades se fueron sucediendo, campeonato de surf, exhibiciones de skate y BMX, Bike-Show, conciertos, campeonato de Dirt-Track, quema de una hoguera en el centro del circuito, un intento de carrerona, barro, risas, lluvia, más risas, sol y más lluvia. Asturias tiene un compromiso con la gastronomía, con el buen hacer, con la belleza natural, con el buen rollo… pero no con la climatología. Pese al mal tiempo, que ya todos conocíamos de antemano, mi balance personal es, sin duda, muy positivo. Motorbeach es, desde cualquier punto de vista, un concepto ganador que radica el éxito gracias a su propia autenticidad. Esta forma de vida basada en la cultura playera, tal y como dice Pau el director de Motorbeach, es una nueva oportunidad para respirar gasolina y salitre. Bendito sea.

Chato Porres con su preciosa BMW R68 de 1954
Rodrigo Escribano Balín, adjunto al director de Motorbeach

Motorbeach la nuit

Llegada la noche, Motorbeach consigue estimular, gracias a sus conciertos y espectáculos, las neuronas de todos los asistentes. ¡Ya lo creo! Al mismo tiempo que la hoguera encendía los ánimos se realizó la entrega de premios del Bike-Show, el sábado a eso de las 22h15, coronando a Rua Motorcycles cómo mejor Café Racer con su “Rua#8”, una MotoGuzzi 750 impresionante, a DVGas Garage, con la preparación realizada con base BMW K75 para Diego Molina Lucas, cómo mejor Freestyle, y a Mateo Ortega Florez cómo mejor Custom, con su fino chopper Harley-Davidson Sportster 1200.

La FILOSOFIA del Motorbeach Festival es clara y conocida: una apuesta vocacional por la playa y el surf más espontaneo, el single fin; es una apuesta por la autenticidad, las esencias de la cultura rock&roll, el motor custom y el estilo cafe racer, por la creatividad de nuestro mundo, la comunicación y convivencia en la naturaleza; por el respeto y la diversión, por la fiesta y la solidaridad.

www.motorbeach.com