Arlen Ness, 1939-2019

Personalmente empiezo a estar cansado de despedir a maestros que nos van dejando. Esta vez el disgusto nos lo ha dado Arlen Ness. ¿Hace falta presentar al considerado el padre, o uno de ellos, del custom tal y como lo conocemos hoy en día?

Texto: Patxi Mesa
Fotos: C.C.E., Horst Rössler – motographer.de

No lo creo. Desde sus inicios en San Lorenzo, allá por los sesenta, cuando se hizo con su primera moto, una Knucklehead del 47, Ness destacó por su visión diferente de lo que una moto debía ser. A principios de los setenta ya había inaugurado su primer taller en San Leandro.

A lo largo de su carrera profesional recibió numerosos premios y reconocimientos a su labor de diseño e innovación tecnológica, en la que tiene patentes, como el sistema Big Shot, que permite mejorar la inyección de combustible y optimizar el rendimiento del motor. Vamos, que no sólo diseñaba bonitas motos y accesorios. Hasta los ajenos al custom lo conocen por sus monos de MotoGP… Arlen tocaba todos los palos.

Pero lo que tal vez nos guste más de Arlen Ness no fue su indiscutible genio creativo, ni su inteligencia en los negocios, llegando a colaborar con marcas como Indian y Victory, sino la persona detrás del mito. 

Arlen Tenía el corazón dividido entre su trabajo y la familia. Y tenía espacio para ambas pasiones. Prueba de ello es que la empresa está regentada por la familia, Quedando ahora su hijo Cory como cabeza visible con el apoyo de Zack, el nieto de Arlen. En su momento, Cory ya batió a su propio padre en un Biker Build Off, de modo que están en buenas manos. Por otro lado, lejos de llevar la escandalosa vida de estrella del rock que algunos constructores adoptaron, Arlen siempre se mantuvo discreto y supo mantener vivo su primer matrimonio, con Beverly, hasta el día de su muerte. Y eso sí que es un logro del que estar orgulloso, con los tiempos que corren.

Tras mantener una dura batalla con una larga enfermedad, Arlen nos dejó el pasado día 22 de Marzo con 79 años. 

En una emocionante entrada en su muro de Facebook, la familia comunicó el fallecimiento de Arlen, citando unas palabras suyas: “Motorcycling has been a great ride… my whole life since I’ve been motorcycling has been wonderful…” Arlen disfrutaba de la vida, el amor y las motos como pocos han sabido, y ese sea posiblemente su mejor legado.

Desde aquí enviamos un sincero abrazo a Cory, Zack, Beverly… y a toda la familia motera que se ha unido al dolor de los Ness.

Ride on, Master. www.arlenness.com