H-D FLH 1200 By Break Skull Choppers

Aquí tenemos un ejemplo de recuperación de motor en chasis posterior. En concreto, un Shovelhead de 1974 montado en un bastidor Softail. A medio camino entre Bobber y Chopper, esta moto llegó al meeting con el tiempo muy justo.

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza y Patxi Mesa

Pues no. Aunque lo parezca, Dani Rovira no estuvo en Old And Proud. Además, lo importante aquí es la moto. Y no quién se parece a quién, o si un fotógrafo es más guapo que el otro. Volviendo a la historia, el equipo de Break Skull Choppers terminó la moto justo a tiempo para llegar a Old And Proud. De hecho, no está terminada del todo: el sistema eléctrico sólo alimenta el encendido, pues no han tenido tiempo de conectar luces, es por eso que si te fijas en las fotos, verás que los cables del piloto aún andan colgando. En cualquier caso, la moto rueda y es cuestión de tomarse un rato para tirar cable y empalmar. Hablando de empalmar, cuando llegamos a La Cantera el sábado por la mañana pudimos ver un auténtico catálogo de caras destrozadas por una noche de fiesta y un par de horas de sueño… Ya no aguantamos como antes, ¿eh tíos? Resultaba cómico ver a auténticos bigardos pedir un analgésico a la peña. Afortunadamente, Jorge y Rafa estaban en plena forma física y mental, por lo que la comunicación resultó sencilla. Aparte de explicarme cómo llegaron ya en tiempo de descuento, me comentó algunos aspectos que ahora iremos desgranando.

Motor Histórico

El propulsor proviene de una FLH de 1974, un Shovelhead original de 1200c.c. “Generator” que mantiene un aspecto añejo, como le corresponde. Este motor animó a máquinas míticas como la FX Superglide o la que muy posiblemente fuese la moto de origen de éste: la FLH Electra Glide. Sin grandes alardes de pulidos ni cromados, se limita a mantenerse aseado y en forma, que no es poco en un motor de 44 años. El encendido es un módulo Dynatech y el motor respira a través de filtro y carburador S&S. La eliminación de los gases de combustión es a través de unos escapes artesanales con terminales trumpet que garantizan un fantástico sonido, y un servidor puede atestiguarlo. Da gusto oir arrancar esta moto. Puro, mecánico, auténtico. La correa de transmisión, en medida original, sigue en su carcasa mientras que el embrague es un Barnett seco. El original no iba a durar eternamente. Asociada al conjunto de discos tenemos una caja de cambios original de cuatro velocidades. El arranque a patada, por supuesto, reqiuere de un par de saltitos sobre la palanca para encontrar el punto adecuado y el patadón para que cobre vida, y ya creo que lo hace: sus pulsiones llegan desde otra época para golpearte el pecho y despertar tus instintos animales. En la parte ciclo veremos algo más bizarro.

Old School Softail

El chasis Softail es relativamente reciente, para los motores que estamos tratando, ya que salió en 1984 junto al motor Evo, por lo que a priori no tienen mucho que ver, pero encontrar un motor en un chasis de otra época es lo más habitual con estos propulsores. Lo raro es disponer de un motor y un chasis compatibles en modelo y año para hacer una restauración histórica. En la mayoría de ocasiones, tienes un motor antiguo y sólo quieres verlo rodar. Por otro lado, hay que agradecer que Harley siga construyendo chasis de aspecto antiguo, y por ese lado, el Softail es de lo más apañado. Hubo que rehacer algunas cosas, como los nuevos anclajes para este motor, también se eliminaron los sables traseros, pero no tocaron el avance de la dirección para no alterar las geometrías de la horquilla Springer. En la mejor tradición Bobber, ambas ruedas son idénticas en sus medidas y montan gomas Avon MT90 de hermoso balón en llantas originales de 16”. Para detener su marcha monta discos delante y detrás con pinzas de un pistón, H-D detrás y Performance Machine delante. El resultado es armonioso y nada desentona visualmente. De hecho, da la sensación de ser capaz de empujar el bar de La Cantera hasta el desmonte, y quedarse tan pancha. 

Espartana

También en este caso, toda la moto es la excusa perfecta para dar vida a un motor. Es por eso que todo el protagonismo es para él. Así las cosas, no hay que ser un genio para sospechar que la lista de accesorios es muy cortita. El manillar es original de Break Skull Choppers sin retrovisor, con torres incorporadas adaptadas a la horquilla Springer y equipado con puños Biltwell. Sobre el neumático delantero desnudo descansa un faro de 4 /3”. Los mandos y controles de piés son de K-Tech. El depósito de combustible es un Costa Este tipo XL y, el de aceite, es de clásica herradura. Sobre un exiguo guardabarros plano de BSC hay un diminuto asiento de también BSC y tapizado por Llops. Para rematar el conjunto, un pequeño piloto de Custom Chrome se alza en el pequeño sissy montado en una bisagra muy Bobber sobre el soporte de matrícula. Y ¡chin pum! El trabajo de pintura se limita al negro y el depósito está pulido. Ni un tornillo de más. Como licencia artística, la carcasa de la primaria está perforada…

Hay que fastidiarse

Que con tan poco se pueda conseguir tanto. A pesar de contar con lo justo, y prescindir de todo elemento decorativo o superfluo, esta moto engancha por su simplicidad y total falta de complejos. Su aspecto es robusto, fuerte y da la impresión de total fiabilidad, aunque con estos motores nunca se sabe… Forma parte de su encanto. En todo caso salta a la vista que no es una moto para exponer, sino para hacer kilómetros de los buenos. En este número hemos visto un tremendo chopper, bobbers, una hermosa restauración y motos que pasan por los estilos de forma tangencial, tomando un poco de cada y sometiéndolos a la necesidad del autor. Esta es de esas motos que podemos clasificar “de mecánico” y no es la única en estas páginas. Motos que se construyen al servicio de un motor verdaderamente especial y en las que uno quiere rodar tranquilo y poder aparcarla sin temor a que algún memo te raye la costosa pintura que ha supuesto el 60% del presupuesto. Que otros expongan sus motos, porque nosotros vamos a dar una vuelta para hacer sed…

GENERALIDADES
Propiedad: Rafa
Ciudad: Valencia
Marca y mod. de origen: H-D FLH 1200
Transformada por: Break Skull Choppers
Tiempo: 3 meses


MOTOR
Marca/Modelo: H-D Shovelhead
Año: 1974
Cilindrada: 1200c.c.
Encendido: Dynatech
Alimentación: carburador S&S
Filtro de aire: S&S
Escapes: artesanales


TRANSMISIÓN
Primaria: correa
Embrague: Barnett seco
Cambio: serie, 4 velocidades
Secundaria: cadena


CHASIS
Marca/Modelo: H-D Softail
Modificado por: BSC
Ángulo de dirección: serie
Basculante: serie
Suspensión trasera: Gas


ACCESORIOS
Manillar: BSC
Puños: Biltwell
Mandos: K-Tech
Reposapiés y controles: K-Tech
Faro: 4 3/4”
Piloto: C.C.E.
Guardabarros tras: BSC
Depósito de combustible: Costa Este
Depósito de aceite: herradura
Asiento: BSC-Llops


HORQUILLA
Tipo: Springer


RUEDA DELANTERA
Llanta: 16”
Neumático: Avon SM MT90
Freno: disco y pinza 1 pistón


RUEDA TRASERA
Llanta: 16”
Neumático: Avon SM MT90
Freno: disco y pinza 1 pistón


PINTURA Y ACABADOS
Pintor: BSC
Cromados: BSC
Pulidos: BSC
Molding: BSC


CONTACTO
Break Skull Choppers
www.breakskullchoppers.com

oldandproudspain.es