Hydra Glide restaurada By Lacabeza Motorcycles

Y en este caso, sí nos encontramos ante una rareza, pues lo que ahora vamos a ver no es un viejo motor rescatado para seguir funcionando, sino una verdadera restauración de una moto de 1957 que ha sobrevivido más o menos entera durante todo este tiempo. Sergio es su orgulloso propietario y en Lacabeza Motorcycles se encargaron de la restauración.

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza

Aparecida en 1949, la Hydra-Glide sustituyó en su chasis la horquilla de muelles por las barras hidráulicas, de ahí su nombre, aunque la cola seguía siendo rígida. Sergio llevaba ya un tiempo buscando un venerable Panhead cuando recibió una llamada de Eric Pavlitzek, también amigo de esta casa, para decirle que había encontrado uno a la venta en Alemania. Tras algunas averiguaciones decidieron ir a por él. Con Eric ya esperando, Sergio tuvo los santísimos de viajar el mismo día que su mujer cumplía años, de manera que estaba obligado a traerla pues sólo faltaba perderse el cumple y encima volver de vacío. Y el caso es que no se la pudo traer de vuelta ese mismo día, y tuvo que esperar unas semanas. Al parecer la relación lo soportó. Ese tiempo lo invirtió en buscar un taller en el que pudiesen ponersela a punto y restaurarla para rodar en ella con un mínimo de seguridad. Tras hablar con un amigo, éste le recomendó Lacabeza Motorcycles, y hasta Madrid que se fue la moto. Allí, Luismi y Sara se encargaron de ponerla al día para que nosotros la encontrásemos en Old And Proud. 

‘57 Original

Repasar y poner a punto un motor de 1957 requiere mucha paciencia y saber hacer. Hay que desarmarlo pieza a pieza, examinarlas y decidir cuáles se han de sustituir, como retenes, muelles, gomas ya cuarteadas… etc. Una buena limpieza com percloroetileno retirará la mugre acumulada durante épocas, tanto por dentro como por fuera, y hace milagros con el aspecto de las piezas. En este caso han conseguido mantener casi todas en su estado original, como ves en la ficha técnica. No es ningún deshonor recurrir a alguna pieza clónica del catálogo de algún especialista, pero siempre que podamos aprovechar la original, caso que no haya desaparecido, será mejor. Este Panhead mantiene el sistema original de encendido por platinos, así como su sistema de alimentación, filtro de aire incluído. También su transmisión es la original, con su primaria, su embrague, su secundaria y su caja de cambios de cuatro velocidades. Hasta los escapes siguen siendo los de origen… Y eso no es todo.

Una superviviente

Esto es sólo una conjetura pero, habiendo visto la moto y comprobado su excelente estado de conservación, creo que ha tenido dos, a lo sumo tres dueños durante todos estos años. Tan bien estaba, que incluso la pintura es la original y mantiene el logo con la V referente al motor Big Twin que la Company estrenó en 1953 con motivo de su 50 aniversario. Como curiosidad, puedes ver su esquema de pintura en la famosa portada de The Enthusiast con Elvis posando “virilmente” sobre una Harley como una Pin-Up de tres al cuarto, aunque en ese caso se trataba de una ‘K’ de 1956. Sea como fuere, estamos ante una verdadera superviviente que no ha sido mutilada con el tiempo. El chasis Hydra-Glide está impecable, con su pintura lustrosa, sus defensas, todos sus accesorios, caballete incluído, y la clásica caja de herramientas al lado derecho. El aspecto general del motor es de una mecánica cuidada, pero sin maquillajes. Aquí tampoco vas a ver deslumbrantes tapas de motor pulidas a espejo. El metal crudo y limpio habla por sí mismo, y hasta los cromados de las tapas de balancines son los originales. Donde sí se han empleado a fondo es puliendo la pintura original para potenciar su lustre y, con los años que tiene, esta pintura debe estar tan curada y dura que podría durar otros 61 años más. No encuentras rastro de corrosión o desperfecto alguno, y no te cuesta nada imaginar que estás en la época ante una moto usada y muy bien conservada. Las llantas de origen restauradas, las medidas y diseño de los neumáticos… todo cuadra a la perfección con el modelo original, y hasta los frenos son los tambores originales. Puede que me engañe la memoria, pero echo en falta el tapa bujes cromado, ¿o no tocaba ese año? Poco importa, dado lo completo de la moto. 

Semper Fidelis

El famoso lema del célebre cuerpo armado de las pelis, bien podría ser también el “motto” bajo el que se ha tratado esta moto. A nivel de accesorios, también tiene lo que necesita y no le falta ni sobra nada. Dicho de otro modo: sólo los retrovisores son de procedencia externa. El resto es original; echa un vistazo al dashpanel. Y hablando de los retrovisores, los menciono en plural aunque en las fotos veas sólo uno. Sergio, muy cuco él, se encargó de desmontar el derecho para la sesión de fotos. Bueno, otros nos quitamos las gafas. Depósitos, guardabarros, manillar, mandos… todo es original como el asiento, que ha sido retapizado (logicamente). Con la experiencia de Old And Proud aún fresca en la memoria, me pregunto hasta cuándo podrán estos venerables motores rodar por nuestras carreteras… Y también si un motor actual de cualquier fabricante sería capaz de emular la hazaña de seguir en marcha 50, 60 ó incluso cien años después de salir de la fábrica en una época en que las cosas se fabricaban para durar. También me viene a la mente cuán naturales y actuales se ven las motos de los cincuenta si las comparamos con las artificiosas reinterpretaciones de finales del siglo XX, con cromo hasta decir basta. Afortunadamente, las modas son como la rueda de un tíovivo y volvemos a estar en todo lo alto. Bueno, ahí dejo mis tontadas y concluiremos este artículo diciendo que ver, oler, sentir y escuchar esta moto te hace recordar los motivos por los que en algún momento decidí meterme en esto hasta el corvejón, pues percibes su esencia e historia y recuperas las sensaciones de volver a mirar una moto por primera vez. Para terminar, gracias a Sergio y a todos los “locos” empeñados en sacar a rodar motores que son verdadera historia viva, por permitirnos disfrutar de ellos aunque sea por un rato.

GENERALIDADES

Propiedad: Sergio Miralles

Ciudad: Valencia

Marca y modelo: H-D Hydra Glide

Restaurada por: Lacabeza Motorcycles

MOTOR

Marca/Modelo: H-D Panhead 

Año: 1957

Cilindrada: 1200c.c.

Encendido: original, platinos

Alimentación: carburador

CHASIS

Marca/Modelo: H-D Hydra-Glide

Suspensión trasera: rígida

ACCESORIOS

Retrovisores: W&W 

Asiento: serie retapizado

RUEDA DELANTERA

Llanta: 16”

Neumático: Shinko 5.00-16 M/C

Freno: tambor original

RUEDA TRASERA

Llanta: 16”

Neumático: Shinko 5.00-16M/C

Freno: tambor original

CONTACTO

Lacabeza Motorcycles

C/ Ruiz Palacios 7, 28039, Madrid

Tlfno.: 913 118 033

lacabezamotorcycles.com

info@lacabezamotorcycles.com

oldandproudspain.es