1985 XL 1000 By Free Kustom Cycles

Pues parece que es definitivo. Creemos, sinceramente, que Marcos se ha tomado un ácido. Sólo eso puede explicar semejante viaje en el espacio y el tiempo, hasta esa época en la que el LSD era fuente de inspiración para artistas urbanos, músicos, y creadores de sueños sobre ruedas. A partir de este momento no hay especificaciones, motores, ni estilos. A partir de ahora sólo existe la más absoluta psicodelia…

Texto: Patxi Mesa
Fotos: Álvaro Cabezas Atienza

Yo nací en 1970 y, aunque te cueste creerlo, tengo algunos recuerdos traumáticos de mi primera infancia, como las coreografías con zoom enloquecido de Valerio Lazarov -causante de no pocos ataques de epilepsia- o las infames pintas de Tony Ronald cantando “Help”. Si por fortuna eres de una generación posterior, y no sabes de qué estoy hablando, no pierdas la oportunidad que te brinda Youtube y búscalos. Te garantizo esa extraordinaria sensación de grima, mesmerismo y risas que rara vez sentimos. En el caso de esta moto, condensa toda la magia onírica de esa época, resultando una moto digna de figurar en una película ambientada en los setenta. Afortunadamente, no en los setenta españoles de Manolo Escobar y “Gente Joven”, sino los locos setenta de la costa oeste californiana cuando el hippismo daba sus últimos coletazos y toda una nación perdió la inocencia tras los asesinatos de Kennedy y Luther King en los sesenta, los enfrentamientos raciales en el sur y la omnipresente guerra de Vietnam engullendo durante años a jóvenes sanos y devolviendo a casa cuerpos en bolsas de plástico negro, chicos tullidos y amputados. Mentes y almas destrozadas. La salida que algunos encontraron, a esa situación de convulsión social, fue la contracultura que ya los beatniks de los cincuenta empezaron a perfilar y que encontró su máxima expresión en los primeros años setenta. Esa contracultura no se limitaba a libros de Kerouak o Khalil Gibran, o a tomarse un ácido y alucinar con los colorines que te salen de la punta de los dedos. Esa contracultura enseñó a toda una generación a pensar, a tomar decisiones y a  actuar con el mayo francés del 68 como referente. Fue una generación que decidió dar la espalda al sistema impuesto por sus mayores y crear su propia realidad… mientras le dejaron. La expresión estética de esos años evolucionó en varias ramas, una de ellas conocida como Kustom Kulture. Bid Daddy, los diseños Hot Wheels… las influencias fluían en todas direcciones moldeando coches, motos, y todo aquello susceptible de ser reinterpretado.

Un sueño aplazado

Esta es la moto de Crizy, un amigo de Marcos que durante mucho tiempo quiso rodar en algo así pero no terminaba de encontrar el momento hasta que dispuso del presupuesto y tuvo claro lo que quería. Y se pusieron manos a la obra. Normalmente empezamos con las operaciones necesarias en el motor, si este ya tiene sus años, pero en este caso no va a ser necesario. El Ironhead 1000 no dejó de rodar en todos estos años y recibió un cuidadoso mantenimiento. El resultado es que el motor entró y salió del taller por sus propios medios. De todos modos, había que comprobar algunas cosas, para lo que se aprovechó que de todos modos había que desmontarlo para limpiarlo a fondo y echarle un vistazo. Todo en orden, como ya avanzábamos. Del mismo modo, transmisión primaria y caja de cambios son de origen. Se ha cambiado el mando del embrague por un Barnett, de accionamiento más suave y efectivo. Así, las modificaciones han sido básicamente estéticas y podemos reconocerlas en un filtro de aire clásico tipo Knuckle, para el carburador Mikuni original, y escapes trumpet encarados al cielo para atronar a todos los Santos.

Frame by Paughco

Es todo un clásico, envolvente, de colmuna altísima y lanzamiento de horquilla kilométrico. Chopper hasta la médula. Marcos no se ha andado con chiquitas y directamente ha montado el motor en tan emblemático chasis. Puedes pelearte todo lo que quieras con un chasis XL original. Si consigues un efecto similar, es muy posible que hayas invertido más en tiempo, materiales y homologaciones, de lo que te costaría encargar el chasis al fabricante. De acuerdo con los cánones estéticos de la época, la moto es muy estrecha toda ella, incluyendo la parte ciclo. La rueda trasera, de 3.00×18” monta goma Coker Diamond Thread en 4.50 y el freno es el original, con la pinza adaptada a su nueva ubicación en el chasis rígido. La delantera, carente de freno, luce una hermosa Avon Speedmaster en medida 90/90-21”. Esta rueda anuncia la llegada de la moto un metro y medio antes de que ésta aparezca en escena, tal es el lanzamiento de su horquilla tipo Springer. Por cierto, habrás visto que es realmente estrecha. Se trata de una Ultra Narrow creada por Unitat Metrica, en colaboración con Marcos de Free Kustom Cycles, y es uno de los elementos que le otorgan a esta moto su aire de indiscutible autenticidad setentera: gafas de sol marrones de pasta marrón, bigotes Pancho Villa, cuellos picudos y colores complementarios para sacarte de este planeta.

Los accesorios

Pues son pocos y están muy orientados a definir el estilo de esta moto, sin añadidos que despisten de lo fundamental en este caso: el look más respetuoso y fiel a la época. La gracia de una moto de este tipo no es que “recuerde a”, sino que te transporte de verdad a esas primeras preparaciones que tenemos en la penumbra del recuerdo, súbitamente iluminada. Es inevitable reparar en el manillar que preside la horquilla. Estrecho como un “rabbit”, su generoso lanzamiento hacia atrás procura una confortable postura de conducción. Un par de faros Pioneer US400 superpuestos conforman la iluminación delantera. Los mandos del manillar son mínimos y se reducen a acelerador y embrague con puños de Cole Foster. El depósito tipo “Peanut XL” se encarama sobre la columna y, prácticamente carente de túnel, luce casi más pintura por debajo que por encima. El de aceite es de tipo herradura incorporado en el chasis. Pero uno de los “tips” más genuinos de esta moto es su alucinante asiento “King And Queen”, aunque más bien debería llamarse “putos masters of the yunivers” a juzgar por sus dimensiones y absoluta falta de vergüenza. Los responsables son Free Kustom Cycles y Xtreme Seats, al alimón. Bajo el trono del amo de la carretera tenemos un discreto guardabarros de Lowbrow que protege la rueda hasta la parte baja de la cuna del chasis. Un par de pilotitos JD alojados en el respaldo del asiento (eso no es un “sissy”) rematan el esquemático sistema de iluminación y señalización de la White Powder.

Pintura de ensueño

Voy a reconocerte que éste no es mi estilo favorito pero, aún así, soy capaz de reconocer la calidad y la creatividad que esta moto destila. Es cierto que prefiero la agilidad de una horquilla recogidita y la capacidad de tracción y el paso por curva que proporciona una buena suspensión trasera, por no hablar de las ventajas de disponer de un freno delantero, pero todo eso pasa a un discreto segundo plano cuando es la estética y la precisión histórica las que mandan.  Esta es una moto que no va a competir con agresivas Café Racer, perdiendo tornillería entre bar y bar. Esta creación está llamada a recorrer su camino a su aire y repartir la magia de los setenta allá por donde se mueva.

GENERALIDADES

Propiedad: Cristian Fuentes “Crizy”

Ciudad: Barcelona

Modelo de origen: H-D Ironhead

Creada por: Free Kustom Cycles

Tiempo: 5 semanas

Precio: incalculable

MOTOR

Año: 1985

Modelo: XL

Cilindrada: 1000 c.c.

Carburador: Mikuni

Filtro de aire: Knucklehead Style

Escapes: Trumpet

TRANSMISIÓN

Mando de embrague: Barnett

CHASIS

Construido por: Paughco

Ángulo col. de dir.: 42º

Basculante: rígido

ACCESORIOS

Puños: Cole Foster 

Guardabarros tras.: Manta Ray by Lowbrow Custom

Faro: Pioneer US400

Piloto: JE

Reposapiés: W&W

Depósito de combustible: RD

Base de asiento: F.K.C.

Tapizado: Xtrim Seats

HORQUILLA

Marca: FKC/UM Ultra Narrow Springer

RUEDA DELANTERA

Llanta: 2.75 x 21”

Neumático: Avon Speedmaster MKII 90/90-21

RUEDA TRASERA

Llanta: 3.00 x 18”

Neumático: Coker Diamond Thread

Freno: original, pinza adaptada por FKC

ACABADOS

Pintura: Pic-Astudio

Color: Blanco Perlado y multicapa

Molding: Talleres Fernández

CONTACTO

Free Kustom Cycles

Can Pantiquet nº 73

08100 Mollet del Vallés, BCN

Tel.: 935 445 678

www.freekustomcycles.com